¡Mercado e Intuición! ¡Radiografía de una agencia en contexto!

Super User
Visitas: 1044

"Si el éxito tiene un secreto, reside en ver el punto de vista de otra persona y contemplar las cosas desde el ángulo de esa persona y desde la tuya propia". Henry Ford.

Las sensaciones que dejan los negocios son variadas y múltiples. Se pasa de una euforia general a la hora de cerrar un contrato hasta la sensación más angustiosa cuando se cae ese negocio que se creía finiquitado. Pasa en el día a día de los negocios en las agencias, en procesos que involucran marketing digital, social media, gestión de marca y en la estrecha relación agencia – Cliente.

La duda más grande comienza al preguntarse ¿Por qué no se dio ese negocio que creíamos cerrado?

Esencialmente radica en el valor económico que trae consigo un trabajo mes a mes de implementación de estrategias digitales, actualización de contenidos y medición del proceso de comunicación en los distintos canales digitales.

Los presupuestos que las empresas determinan para el manejo integral de marketing digital por parte de una agencia son muy bajos.

Aparte de este síntoma, en variadas situaciones, no conocen, no entienden o no valoran el trabajo que se genera en el día a día y se simplifica la labor realizada al borde de deslegitimar la importancia del proceso generado.

Por otro lado, el cliente se siente confundido por una amplia gama de precios que presentan las distintas agencias evidenciando que no hay un lineamiento al respecto. Desde personas o seudo – agencias digitales que regalan el trabajo, hasta agencias muy respetadas y que generan un trabajo de calidad, que cobran sumas de dinero acordes a lo que representan y en muchas ocasiones el cliente no paga por determinar cifras muy elevadas.

Al mismo tiempo hay una variedad de agencias que están en un rango intermedio de precios en social media o marketing digital, que trabajan con pymes y que saben el alcance de la inversión publicitaria que están dispuestas a pagar y que en la mayoría de ocasiones está muy por debajo de las expectativas.

La consecuencia está en la forma de afrontar el negocio. De comprender nuestro diferencial y comunicarnos asertivamente con el cliente para no generar confusiones en precios, resultados y alcances del contrato.

La solución de esta confusión presupuestal que se genera en el cliente, se debe determinar por el diferencial que se le ofrece. Es decir, llegar a comprender cuál es nuestro valor de marca como agencia y así, con argumentos, sustentar el valor de nuestras propuestas y el valor económico que las respaldan.


Por:  Helbert Romero Cárdenas

        Social Media Consultant

        Social Media Manager en Brain Line Group